/
estás leyendo...
Castellano, Català, Visites guiades gratuïtes

Las estrellas de la jornada no tenían plumas ni volaban

Esta mañana hemos inaugurado el ciclo de salidas al Delta del Llobregat (organizado por SOS Delta y DEPANA) con una visita a uno de los pinares mejor conservados de este maltratado pero magnífico humedal.

El cielo plomizo no ha impedido que la expedición haya disfrutado de los tesoros que esconde este singular rincón del litoral catalán. No han faltado a la cita los multicolores abejarucos, ni el escandaloso “cucut reial”. Los papamoscas cerrojillos, con su frac blanquinegro, nos han acompañado a lo largo de todo el recorrido, al igual que el lastimero canto del “teixidor” (que se ha mostrado muy esquivo pero del cual hemos descubierto uno de sus laboriosos nidos colgando de un álamo blanco). Carboneros, herrerillos, verdecillos, jilgueros, merlas… completaban la sinfonía forestal.

Pero las estrellas de la jornada no tenían plumas ni volaban. Con sus seductoras fragancias y sus evolucionadas formas embaucan a los insectos para perpetuar su estirpe. Y nosotros, como no podía ser de otra manera, también nos hemos deleitado con la hermosura de estas singulares flores. No tienen el tamaño de sus parientas tropicales, pero su tamaño es inversamente proporcional a su belleza. Las primeras en aparecer han sido las comunes “abellera vermella”, “abellera de la passió” y “gall parviflor”. Pero la emoción se apoderado del grupo cuando hemos localizado a la reina de la fiesta: la “abellera de mirall”. Esta espectacular orquídea despliega una flor en la que llama la atención un gran lóbulo central ocupado por una mácula azul metálico, ribeteada por una doble franja amarillenta/rojiza y flanqueada por un ejército de pelos marronosos (PRIMOROSA!!!). Sus poblaciones, muy escasas en el Delta del Llobregat, prefieren los suelos arenosos con elevada insolación de la región mediterránea (lo cual cuadra perfectamente con el lugar donde la hemos encontrado: el calvero de un pinar asentado sobre antiguas dunas).

Ecilpsada por tanta vedette botánica, otra planta (Ornithogalum umbellatum) ha pasado un tanto desapercibida. Sus estrelladas flores de pétalos blancos destacaban con el verdor que tapizaba el sotobosque. Es curioso como la etimología popular pervive a lo largo de los siglos; hace casi dos mil años esta planta era conocida como “Ornitogalo”, que significa literalmente “leche de pájaro” (de órnithos=pájaro y gála=leche).

Espero que la codicia especulativa de unos pocos no nos priven a la mayoría de estas maravillas que nos brinda la naturaleza.

Un abrazo

Raúl Bastida

Ophrys tenthredinífera-Abellera vermella

Anuncis

About Noke

Science and culture communicatior. Performing and CG artist. Concept, design and management of immersive educative and artistic projects in virtual worlds.

Debats

Encara no hi ha cap comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Logo 2012

Nuevo logo de Delta del Llobregat  (2012)

Nuestro Noticiario Ornitológico

Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Join 1.189 other followers

Twitter

Busca per temes

Anuncis
%d bloggers like this: